Claves para encontrar tu vocación profesional rápidamente

Elegir una profesión no es tarea sencilla. Requiere tiempo y un análisis personal ya que hablamos de una gran responsabilidad que debemos enfrentar. Frente a ello queremos compartirte algunas claves prácticas para pensar en quién te gustaría transformarte en un futuro cercano.

  1. Sé paciente. Previo a la tarea de buscar tu vocación profesional será imprescindible mantener la calma ya que cada persona tiene sus tiempos y es necesario darse tiempo para semejante responsabilidad. Si te gustan varias carreras o notas que todo el mundo ya escogió y está convencido, que la mala energía no repercuta en tí. ¡Lo mejor es tener paciencia pero ocuparse del tema sin tomar decisiones impulsivas o apresuradas!

  2. Investiga diversas opciones. Seguramente van a invadirte millones de dudas. ¡Que nada te confunda! Focaliza tu mente en conocer la diversidad de opciones que existen en base a lo que te llama la atención, lo que te gusta y tus intereses para que la decisión sea totalmente personal y no esté influenciada por los demás. Puedes realizar un test vocacional o consultar vía internet las diferentes carreras en las universidades cercanas a tu localización. Leer los planes de estudio de las carreras que más te atraigan, ¡suele ser una buena opción!

  3. Piensa en tu salida laboral. La información subjetiva es importante, pero en estos tiempos de competencia económica, la objetividad al momento de elegir una carrera profesional, también debe ser tenida en cuenta. En este sentido, contempla seriamente la salida laboral que posea la profesión elegida. Habla con expertos en el tema, investiga y asesorate sobre el campo laboral para no frustrarte en el futuro. A veces, imaginarte trabajando en lugar de estudiando puede aclararte mucho el panorama de elección.

  4. Dialoga con un profesional del área que te interesa formarte. Antes de decidir se recomienda conversar con algún conocido que se haya graduado de la carrera que más te interesa estudiar. De esta manera vas a poder conocer la experiencia, la salida laboral, la dificultad o nivel del estudio en sí mismo y evaluar si realmente te interesa.

  5. Contempla la realidad. En este punto hacemos referencia a situaciones reales y puntuales que si o si tienes que considerar: Distancias entre tu casa y la universidad, horarios de cursado y cómo acomodar tus tiempos si realizas alguna otra actividad importante como trabajar, cursos de ingreso nivelatorios o eliminatorios, costos, requisitos y papeles de ingreso, opciones en la especialidad futura, posibilidad de realizar pasantías, entre otras.

Sin dudas, la elección de la vocación profesional requiere de tiempo y, por sobre todas las cosas, conocerse a uno mismo. Destacar tus deseos, personalidad, intereses y hasta hobbies, puede ayudarte a dilucidar con mayor claridad qué profesión vas a ejercer en el futuro.

Y en este contexto de complejidad, un test vocacional puede resolver tus dudas rápidamente. ¡No dudes en probar con uno, será tu mejor aliado en este camino!